Manifiesto leido en Villarrobledo durante las manifestaciones del 2D

MANIFIESTO

El gobierno de Castilla‐La Mancha ha aprobado un proyecto que representa una grave amenaza para nuestro territorio. Las grandes compañías petroleras, viendo que se acaban sus pozos de extracción convencionales, pretenden extraer gas natural mediante técnicas agresivas de fractura hidráulica. Villarrobledo, junto a 7 municipios de Albacete y Alhambra en Ciudad Real, se verán afectados en breve si no lo remediamos antes. Nos van a obligar a elegir qué queremos: energía o agua potable. La energía sabemos que se puede producir de otras maneras pero ¿de dónde vamos a sacar agua para beber cuando contaminen nuestros acuíferos? Además, los acuíferos calcáreos son especialmente sensibles a la contaminación por los productos químicos utilizados en la fractura hidráulica. Y una vez contaminado, no hay vuelta atrás. Esto es irreversible.

En Estados Unidos, ya han tenido que instalar en algunos municipios depuradoras de agua en las casas, y se ven obligados a beber agua embotellada. La fractura hidráulica es un parche que no resolverá los problemas energéticos a largo plazo ni generará un gran número de puestos de trabajo, y sí empezaremos a notar sus consecuencias a muy corto plazo. El precio a pagar es demasiado alto, veremos afectada nuestra vida cotidiana, ya que, bebemos esa agua, nos duchamos con ella, afecta a nuestra agricultura, tan importante en nuestro pueblo y comarca, puesto que regamos con esta agua nuestros campos, ¿qué va a pasar con los cultivos, con nuestras cooperativas y bodegas, nuestras denominaciones de origen?

Además, veremos afectado también nuestro entorno, el Parque Natural de Las Lagunas de Ruidera y a nuestros parajes cercanos, aspecto que incide en el turismo y en nuestra calidad de vida. Todo esto, gracias a la fractura hidráulica, que es un proceso que conlleva riesgos: de explosión, escapes de gas, derrumbes, contaminación del agua y de acuíferos a través de pozos abandonados, accidentes durante el traslado de productos químicos, contaminación del suelo y del aire por compuestos volátiles, terremotos, efecto invernadero e impacto visual: la vida útil de cada pozo es de 5 o 6 años, tras ese período, se abandonan.

El fracking además provoca efectos nocivos en la salud: cáncer, problemas respiratorios, daños cerebrales, desórdenes neurológicos e hipersensibilidad a químicos como consecuencia de la contaminación del agua y del aire. La solución pasa por cambiar nuestros patrones de consumo y de producción de energía.

Queremos que Villarrobledo y los demás municipios afectados sean declarados libres de fracking, frenar el proyecto y evitar la obtención de energía mediante fractura hidráulica, apostando por las energías renovables, sostenibles, limpias, capaces y que, además, aportan más puestos de trabajo a la comarca. En otros lugares ya lo han conseguido: Araba, Gipuzkoa, Bizkaia, Burgos, Soria, Valladolid y Cantabria, además de Bulgaria y Francia.

Si nos movilizamos, aquí también lo lograremos. La plataforma contra la fractura hidráulica del Campo de Montiel y La Mancha ofrecerá una charla informativa el 12 de diciembre en el Mercado de Abastos a las 18 ‐ 19 horas. Os esperamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s